Última Hora

Desde diciembre anterior y hasta el 31 de mayo pasado, el Ministerio de Salud contabilizó 21 reacciones graves a la vacuna contra el COVID-19, todas estas relacionadas con la dosis de la farmacéutica Pfizer.

La institución detalló este viernes que de esos 21 casos, 12 personas ya se reportan como recuperadas o en proceso de recuperación, hay tres con desenlace desconocido y seis fallecidos.

De estos últimos, las autoridades precisaron que todos presentaban múltiples factores de riesgo y/o comorbilidades, por lo que “posterior al análisis de causalidad se determina que dos de los casos son condicionales dado que la reacción no se explica por el estado clínico del paciente, pero tampoco es conocido como efecto indeseable de la vacuna, y los otros cuatro casos como improbables, ya que no cumplen con los criterios para establecer una relación de causalidad con la vacuna”.

En los restantes 15 casos, siete se reportaron como probables dada la potencial relación entre el síntoma y la aplicación de la vacuna; cinco posibles (por otros factores del paciente) y tres condicionales, lo que significa que la reacción podría deberse a patologías presentadas por el paciente que pudieron desencadenar el padecimiento.


Inusual

El Ministerio de Salud reporta que, hasta mayo pasado, únicamente el 0,3% de la población vacunada reportó un Eventos Supuestamente Atribuible a la Vacunación e Inmunización (ESAVIS), que se definen como cualquier situación de salud desfavorable que ocurre posterior a la vacunación, pero que no necesariamente tiene una relación causal con el proceso de vacunación o con la vacuna.

En el caso de Pfizer, su vacuna contabiliza 4.038 notificaciones de ESAVIS, 3.864 de estas ya analizadas.

AstraZeneca, por su parte, reporta desde abril pasado y hasta el 31 de mayo 769 notificaciones, de las cuales ya se han analizado 561.

“Dentro de las reacciones más reportadas posterior a la inmunización con la vacuna de Pfizer se encuentran los trastornos del sistema nervioso (mayoritariamente la cefalea), seguidos de trastornos en el punto de aplicación (dolor local), de trastornos generales (fatiga / cansancio, fiebre/febrícula) así como trastornos del sistema músculo esquelético (mialgias y artralgias).

“Para la vacuna de AstraZeneca la cefalea también es la reacción más frecuente, seguida del trastorno general de fiebre o febrícula y de dolor local, dolor de cuerpo y trastornos del sistema músculo esquelético (mialgias y artralgias), precisó Salud.

Las autoridades sanitarias le recuerdan a la población que en caso de presentar un evento de salud posterior a la vacunación contra COVID-19 puede notificarlo en el centro médico donde recibió la inmunización o a través del portal www.notificacentroamerica.net