Última Hora

Empresarios del transporte público decidirán, este martes, nuevas medidas de presión, ya que no recibieron las respuestas esperadas del Poder Ejecutivo tras el movimiento del pasado 1° de setiembre.

Así lo confirmó Orlando Ramírez, representante del sector de autobuseros.

Iniciando el mes, los transportistas de buses y taxis realizaron un movimiento, denominado por ellos mismos como “la madre de todas las manifestaciones”. Pretendían que el Gobierno los convocara para definir soluciones a los efectos económicos de la pandemia, sin que estas perjudiquen al usuario final. Sin embargo, nadie en Zapote les llamó.

Ocho representantes del sector participarán en una reunión virtual y evaluarán cuáles serán los próximos pasos a seguir, entre los que no se descarta un paro de servicios.

“Desgraciadamente, el Presidente tuvo una sordera política porque no quiso hablar con nadie”, afirmó Ramírez.

Agregó que el sector lleva 18 meses de no obtener una ayuda real y el servicio de transporte público se está deteriorando cada día más.

Por su parte, Gilbert Ureña, representante de los taxistas, comentó que de continuar con el acuerdo al que se llegó en la Asamblea Nacional, que se realizó el pasado 24 de agosto, la siguiente medida debería ser el paro nacional.