Última Hora

Sindicatos de salud ven con “buenos ojos” la decisión de implementar la obligatoriedad de la vacuna contra COVID-19 en funcionarios de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Ministerio de Salud, red de servicios del Instituto Nacional de Seguros (INS) y miembros del sector privado.

Uno de los grupos consultado por este medio es la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (Undeca).

“Consideramos que, efectivamente, todos los trabajadores de la CCSS sin ningún temor, sin ninguna negativa deben de vacunarse igualmente que otros trabajadores del Ministerio de Salud y de otras instituciones que están ligadas con la atención directa de los costarricenses o a pacientes sospechosos de coronavirus en la CCSS", explicó Luis Chavarría, secretario general de Undeca.

"Creemos que no debe de existir, bajo ninguna circunstancia, "cuentos" que pudieran confundir a estos compañeros; por el contrario, deberían de pensar no solo en su propia salud sino en la salud de su familia. Un trabajador ya vacunado puede garantizar la atención médica más segura a todos los costarricenses”, agregó el dirigente.

Sindicato Nacional de Enfermería

Por su parte, Lenin Hernández, secretario general del Sindicato Nacional de Enfermería y Afines (SINAE), expresó lo siguiente:

“Lo vemos con muy buenos ojos ya que el personal de salud es un personal que es cuidado y lo hemos demostrado en esta época de pandemia. Cuando hablamos de medidas de protección especial, hablamos no solamente de equipos de protección personal, sino ahora con el proceso de inmunización a través de las vacunas".

"Creemos que esto es un tema más ético y moral que legal. Recordemos que las casas farmacéuticas ya han dado los lineamientos de cuál población no debería de vacunarse, estamos hablando de pacientes inmunosuprimidos, mujeres en periodos de lactancia materna o en gestación,  que no hay datos certeros sobre efectos secundarios de la vacuna y personas que han sufrido de COVID-19 en los últimos 90 días no deberían de vacunarse", agregó sobre las contraindicaciones.

Según datos de la CCSS, solo 309 funcionarios de la institución han rechazado la dosis.