Última Hora

La idea nació en la cadena de supermercados Rosvil. Sirvió para que otras empresas lo repitieran.

Y ahora son las comunidades las que se suman a esta solidaria iniciativa.

Fue lo que sucedió en un barrio ubicado en La Unión, en Cartago.

Un rótulo, una mesa y el deseo de colaborar, fue todo lo que necesitaron.

El trabajo unido de la comunidad está permitiendo ayudar a las personas que están necesitando manos solidarias.

En este momento de crisis es necesario accionar la bondad y la generosidad.

Muchas familias la están pasando mal pero su ayuda podría hacer la diferencia.