Última Hora

Tras una lluvia de información sin sustento científico y la apuesta de sitios en Internet para obtener ganancias, el Ministerio de Salud alerta de manera contundente a la población acerca del uso de clorito de sodio y dióxido de cloro, los cuales por ningún motivo representan un medicamento que ayude a combatir la enfermedad de COVID-19.

Estos falsos remedios "no cuentan con registros sanitarios que respalden su seguridad, calidad y eficacia para tratar o curar el COVID-19 ni ninguna otra enfermedad, por lo tanto, su elaboración, importación, distribución y comercialización como USO MEDICINAL O TERAPÉUTICO en Costa Rica no es permitido", indicó Ileana Herrera, directora a. i. de Regulación de Productos de Interés Sanitario del Ministerio de Salud, mediante comunicado.​​​​​

Los engañosos medicamentos se venden en el mercado bajo el nombre de Miracle Mineral Solution o Master Mineral Solution (Solución Mineral Milagrosa o Solución Mineral Maestra), Miracle Mineral Supplement (Suplemento Mineral Milagroso), MMS, MMS Clorito de Sodio, Solución de dióxido de cloro, CDS o CDS Dióxido de Cloro.

La alerta sobre los productos no solo se da en Costa Rica, ninguna autoridad sanitaria internacional avala su uso debido a que la ingesta podría representar un grave riesgo para la salud de la población.

"El clorito de sodio y dióxido de cloro no han sido evaluados rigurosamente ni aprobados por ninguna agencia a nivel nacional o internacional, mediante ensayos clínicos para su utilización como medicamentos", agregó la doctora Herrera.

Graves consecuencias

La experimentación con productos falsos que prometen ser un tratamiento o cura contra el COVID-19 podrían poner en peligro su salud.

"Reaccionan rápidamente en los tejidos humanos y si se ingieren pueden causar irritación de la boca, el esófago y el estómago, con un cuadro digestivo irritativo severo, con la presencia de náuseas, vómitos y diarreas; además, pueden presentarse
complicaciones respiratorias y graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales", advierte Herrera.

En Estados Unidos, la rápida propagación de falsa información acerca de estos "remedios" han significado la gravedad de muchos pacientes, así lo constatan diversos informes de La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Los registros norteamericanos señalan que los pacientes han presentado insuficiencia respiratoria, alteraciones en la actividad eléctrica del corazón, hipotensión, insuficiencia hepática, anemia, vómitos, diarrea grave y presión sanguínea baja potencialmente mortal causada por la deshidratación. 

El Ministerio de Salud hace un llamado vehemente a la población para que denuncien los establecimientos o personas que comercialicen o promuevan estos productos como medicamento o tratamiento y cualquier otro producto que no cuente con registro sanitario a través de la dirección de  correo electrónico: dac.denuncias@misalud.go.cr