Última Hora

Cuando ya ningún romero transitaba por el Alto de Ochomogo a eso de la medianoche de este sábado, los oficiales de la Fuerza Pública notaron la presencia de una adulta mayor.

La mujer, de 83 años e identificada comon María Mesén, venía desde La Pitahaya en el centro de San José, y se dirigía a la Basílica únicamente acompañada por su bastón y su enorme fe.

Los oficiales la abordaron y ella les contó que iba a cumplir una promesa a La Negrita: los exámenes médicos que le practicaron a su hija descartaron la presencia de cáncer.  

De acuerdo con lo informado por el comisionado Enrique Arguedas, director regional de la Fuerza Pública de Cartago, al notar que ninguna otra persona viajaba con ella, el propio subdirector regional, el comandante Steven Trejos, se encargó de organizar la seguridad de doña María hasta la Basílica.

Trejos ordenó que la adulta mayor fuese acompañada por los distintos grupos de oficiales a cargo de los diversos tramos de la carretera, de modo tal que cada cierta distancia un nuevo grupo de policías se turnaría en la misión de acompañarla hasta la casa de la virgen de Los Ángeles.

A eso de las 5 a.m. doña María llegó a la Basílica, oró y luego los policías la llevaron a las oficinas de la Dirección Regional de la Fuerza Pública, donde descansó, se tomó un cafecito y después fue llevada hasta la parada de buses para que regresara a su casa.