Última Hora

El próximo miércoles 9 de setiembre, el país entrará en una fase de apertura “controlada”. La semana que permitirá una mayor actividad comercial inició con una cifra récord de muertes.

Este lunes, el Ministerio de Salud reportó 19 decesos en 24 horas: la cifra más alta desde el inicio de la pandemia. Hasta hoy, 18 era el número más elevado en un mismo día. 

El ministro de Salud, Daniel Salas, reconoció que “estamos en la situación más aguda a nivel país”. Advirtió, además, que la apertura económica no debe confundirse con una apertura social; es decir, todavía no hay autorización para romper burbujas ni para asistir a actividades masivas.

“Cuando empezamos a ver esas cosas, entonces lamentablemente uno se da cuenta de que hay personas que están viviendo en otra dimensión, donde no hay virus, donde no hay pandemia”, lamentó Salas en conferencia de prensa.

“Todavía la mayoría de la población entiende que está aquí en juego la vida de personas cercanas o la vida misma de ellos”, agregó el jerarca. 

Reapertura “controlada”

Salas asegura que es posible aplanar la curva de casos, a pesar de la reapertura comercial. Eso sí, requiere que ciudadanos, cámaras empresariales y municipalidades se comprometan a adoptar y vigilar las medidas sanitarias vigentes. 

En ese escenario responsable, los contagios podrían disminuir en un mes y medio, aproximadamente. En caso contrario, el panorama se complica. 

“Todavía estamos en un momento crítico y aquí va a depender mucho de la respuesta de la población. Si la gente sigue comportándose de una manera cansada, desgastada, que le toman indiferencia a la pandemia, pues el escenario se puede prolongar hasta final de año, perfectamente”, aseguró el ministro. 

A partir del miércoles y hasta el 30 de setiembre, los establecimientos con permiso sanitario de funcionamiento podrán abrir de lunes a viernes desde las 5 a. m. y hasta las 10 p. m., y los sábados a domingos desde las 5 a. m. y hasta las 8 p. m, respetando el 50% de su capacidad máxima de aforo.

Precisamente por esta razón, el uso de mascarilla será obligatorio en espacios cerrados donde atiendan público. La careta solo podrá utilizarse como un complemento. 

El Ministerio de Salud hace un llamado a reforzar las medidas de higiene, tanto el lavado de manos como los protocolos de tos y estornudo. Además, recuerda la importancia de mantener las burbujas sociales, así como evitar salir si presenta síntomas de la enfermedad.