Última Hora

Este martes se reportó la segunda muerte de un privado de libertad contagiado de COVID-19. Así lo informó Diana Posada, viceministra de Gestión Estratégica del Ministerio de Justicia y Paz.

El privado de libertad murió hoy a eso de la 1 p. m. en el Hospital México, donde se encontraba en la Unidad de Cuidados Intensivos. 

Según informó el Ministerio de Salud, el fallecido era un costarricense de 65 años y como adulto mayor presentaba factores de riesgo.

El paciente pertenecía al Centro de Atención Integral de la Persona Adulta Mayor.

A la fecha, hay 228 privados de libertad diagnosticados como positivos (incluyendo los que se confirman por nexo epidemiológico); también se reportan 140 recuperados.

Además, tres de los enfermos están hospitalizados. Hasta el momento, su condición es estable.

“Ha habido una coordinación oportuna con el Ministerio de Salud que ha posibilitado una detección eficiente y abordaje inmediato de los casos positivos. Además, con recursos propios hemos logrado contener y darle una adecuada atención a la gran mayoría de los casos diagnosticados dentro de los mismos centros penales, con lo que estamos contribuyendo a no saturar los hospitales del país”, comentó Posada.

El primer privado de libertad fallecido por este virus se registró el 8 de agosto pasado. Se trataba de un hombre de 67 años, quien estaba internado en el Hospital de Alajuela y descontaba su pena en uno de los centros penitenciarios del Complejo Occidente.

Parte de las medidas que se han tomado para evitar contagios en el sistema penitenciario han sido el cierre de las visitas y del trabajo de voluntarios en los centros penales.

Además, la aplicación de protocolos de higiene y prevención por parte de todos los funcionarios que laboran en estos centros, campañas de información, ampliación del horario de la recepción de encomiendas y fabricación de mascarillas de tela reutilizables en los talleres de los penales.