Última Hora

El Ministerio de Justicia y Paz acumuló este lunes dos días en los que no se han reportado casos nuevos de COVID-19 entre la población penitenciaria.

La última vez que se sumaron casos fue el 26 de diciembre, cuando se presentaron dos en el UAI Reinaldo Villalobos.

Esto significaría que la institución está a las puertas de contener los brotes de COVID-19 en las cárceles, según asegura Diana Posada Solís, viceministra de Gestión Estratégica.

“Esto nos llena de mucha emoción, nos llena de mucho orgullo, porque esto significa que nuestro personal de salud ha estado trabajando muy bien en cuidar a las personas que se encuentran activas con la enfermedad garantizando que no presenten síntomas, garantizando el cumplimiento de los lineamientos para poder dar de alta a la población que se encuentra activa”, comentó Posada.

Esto también se ve reflejado en la cantidad de personas hospitalizadas y fallecidas: en todo el mes de diciembre no se ha muerto nadie perteneciente al sistema, reo o policía. Además, no se reportan privados de libertad hospitalizados desde el 22 de diciembre.

El escenario se da días después de que las cárceles habilitaron las visitas, lo cual es también una señal de buen seguimiento de protocolos por parte de todo el sistema penitenciario y las familias de la población privada de libertad.

“Podríamos estar ante las puertas de que los brotes estén contenidos dentro de los centros penitenciarios. Seguimos trabajando por cuidar a la población privada de libertad, a las familias de la población privada de libertad y también a las personas que trabajan en el sistema penitenciario”, añadió la viceministra.

Para Posada, este es un momento en el que no se puede bajar la guardia, más bien, se deben intensificar los protocolos para continuar con los buenos resultados.

Las autoridades continúan realizando pruebas COVID-19 como parte de una búsqueda activa de casos dentro de la población penitenciaria y los funcionarios.


Hasta este 28 de diciembre el Ministerio de Justicia contabiliza en los privados de libertad 2.235 casos positivos de COVID-19, de los cuales 53 se mantienen activos y 10 han fallecido.

En funcionarios se han reportado 623 casos positivos por el virus, 34 de ellos se mantienen activos y tres han muerto.