Última Hora

El investigador costarricense, Samuel I. Stupp, creó una nueva terapia inyectable para revertir la parálisis y reparar el tejido después de lesiones graves de la médula espinal.

El profesor de la Universidad Northwestern es quien lidera al grupo de investigadores que trabajan en el proyecto, quienes administraron una sola inyección a los tejidos que rodean la médula espinal de ratones paralizados y tan solo cuatro semanas después, los animales recuperaron la capacidad de caminar (ver video adjunto).

La investigación fue publicada en la reconocida revista Science y el artículo está disponible aquí.

Según la información compartida por la Universidad Northwestern, “al enviar señales bioactivas para hacer que las células se reparen y regeneren, la terapia revolucionaria mejoró dramáticamente la médula espinal gravemente lesionada de cinco maneras clave: 1. es que las extensiones de neuronas cortadas, llamadas axones, se regeneraron; 2. el tejido cicatricial, que puede crear una barrera física para la regeneración y reparación, fue significativamente disminuido; 3. la mielina, la capa aislante de axones que es importante para transmitir señales eléctricas de manera eficiente, se pudo reformar alrededor de las células; 4. los vasos sanguíneos funcionales formados para suministrar nutrientes a las células en el sitio de la lesión; 5. sobrevivieron más neuronas motoras”.

Además, se informó que una vez que la terapia cumple con su función, los materiales se biodegradan y se convierten en nutrientes para las células en un plazo de 12 semanas. Luego, desaparecen por completo del cuerpo sin efectos secundarios notables.

La universidad señala que este es el primer estudio en el que los investigadores controlaron el movimiento colectivo de moléculas a través de cambios en la estructura química para aumentar la eficacia terapéutica.

"Nuestra investigación tiene como objetivo encontrar una terapia que pueda evitar que las personas se paralicen después de un trauma o enfermedad grave", comentó Samuel I. Stupp.

El profesor planea enviar a la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos la propuesta para iniciar su prueba en humanos.

 “Durante décadas, esto ha sido un gran desafío para los científicos porque el sistema nervioso central de nuestro cuerpo, que incluye el cerebro y la médula espinal, no tiene ninguna capacidad significativa para repararse después de una lesión o después del inicio de una enfermedad degenerativa. Vamos directamente a la FDA para iniciar el proceso de aprobación de esta nueva terapia para su uso en pacientes humanos, que actualmente tienen muy pocas opciones de tratamiento”, agregó el investigador.

Stupp es profesor de la Junta Directiva de Ciencia e Ingeniería de Materiales, Química, Medicina e Ingeniería Biomédica en Northwestern, donde es director fundador del Instituto Simpson Querrey para BioNanotecnología (SQI) y su centro de investigación afiliado, el Centro de Nanomedicina Regenerativa. Tiene nombramientos en McCormick School of Engineering, Weinberg College of Arts and Sciences y Feinberg School of Medicine.

Spotify TeleticaRadio