Última Hora

Una familia de Pavas denuncia que un familiar sospechoso de COVID-19 murió en su casa y ninguna autoridad ha llegado a levantar el cuerpo.

Fue a las nueve de la mañana cuando falleció don Orlando Masis, de 53 años, residente en Villa Esperanza. Aparte de lidiar con la muerte de un ser querido, sus allegados viven otro calvario: tienen más de 12 horas esperando la presencia de alguna autoridad.

Teletica.com conversó con Rocío Masis, hermana de la víctima, quien relató los momentos de angustia por los que están pasando.

“Mi hermano empezó con un resfriado común. Hace cuatro días tenía una tos, me decía que no podía dormir y que le dolía mucho la cabeza, un día le tomé la temperatura estaba como en 38.

“Hoy en la mañana se levantó, se fue y se sentó en la sillita del corredor, le faltaba la respiración, y llegó al cuarto de afuera y ahí quedó”, relató.

Doña Rocío es COVID-19 positiva y, por esa razón, su hermano era sospechoso y se mantenía en aislamiento.

“Hace 22 días mi mamá y yo fuimos al centro de salud a hacernos la prueba porque estábamos con un resfriado. El 26 de julio me dijeron que yo salí positiva, la prueba de mami todavía no se la han dado.

“Yo vivo con mis tres hermanos y mis papás, dos adultos mayores. Mami tiene 78 años y papi tiene 82, como burbuja social hemos estado en cuarentena”, agregó la mujer de 43 años.

Aseguran que después de que la ambulancia lo declaró fallecido, ninguna otra autoridad se ha presentado; incluso, tuvieron que pedir ayuda para poner el cuerpo en la cama.

“Vino la ambulancia y lo declararon fallecido, dijeron que esperáramos al OIJ. Pero han pasado más de 12 horas y no vinieron, ni ninguna otra autoridad. Solo nos dijeron que teníamos que contratar un médico de cabecera para que hiciera el acta de defunción y el doctor puso posible COVID-19, como yo estoy contagiada.

“Cuando vino el doctor que contratamos a verlo estaba tiradito en el piso porque ahí quedó él, entre el doctor, mi hermano y un amigo lo pasamos a la camita.

“No podemos salir y nadie puede entrar, entonces mis otros hermanos están en la esquina desde la mañana haciendo de todo para ayudar”, relató Masis entre sollozos.

Mencionó que el Ministerio de Salud los ha llamado solo para hacerles preguntas, y en el número que le dieron de la clínica nadie contesta.

“El Ministerio de Salud me llama, pero solo a hacerme preguntas, ahora resulta que ninguna funeraria quiso venir temprano, hasta que el Ministerio de Salud viniera y nos hiciera una carta de autorización de cremación de cadáveres y restos humanos.
“Me dieron dos números de teléfono del área de salud de Pavas, llamamos y llamamos y nunca contestan.

“Usted no tiene idea yo he llamado a todo el mundo, mi mamita se va a volver loca de ver a mi hermano ahí.

“Vino la policía y yo desesperada les dije que les iba a tirar el cuerpo ahí en media calle”, relató exasperada doña Rocío.

Agregó que los hijos de su cuñado están corriendo para ver cuál funeraria les saca el cuerpo de ahí, en especial porque está angustiada por su madre, quien está sufriendo bastante. Algunas dicen que será hasta mañana después de las 9 a. m. que les puedan ayudar.

Para ese entonces, ya habrían pasado 24 horas desde que falleció don Orlando.
Teletica.com intentó conocer la posición de las autoridades de Salud sobre este caso; sin embargo, al cierre de esta nota no obtuvimos respuesta.