Última Hora

El encierro provocado por la pandemia de COVID-19 alejó a los clientes de los bancos e hizo que los delincuentes tuvieran una oportunidad de saquear cuentas.

Este jueves, la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la Fiscalía y el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) presentaron una campaña para prevenir el fraude electrónico.

Según esas instituciones, durante los últimos tres años se han incrementado las denuncias producto de ingeniería social, es decir, cuando el delincuente investiga por redes sociales o bases de datos la información de posibles víctimas.

En el 2017 hubo 1.963, un año después 2.795, el año pasado fueron 3.594, sin embargo, la cifra más alta se registra a octubre de este año con 4.898, para un total de 13.250 en los últimos tres años.

Según los expertos, la pandemia tiene un efecto directo en el disparo de las denuncias en este 2020.

De acuerdo con estas instituciones, cada 37 minutos una persona es víctima de un fraude electrónico en Costa Rica.

La recomendación es muy puntual: nunca, en ninguna circunstancia, brinde información bancaria o personal por teléfono, ya que ningún banco lo llamará para solicitársela.