Última Hora

Un poco de alivio llegó para los familiares de Joseph Briones Solís, Stephanie Hernández García y Dayana Martínez tras la detención del presunto autor de la masacre.

Quince días de angustia pasaron estas familias de San José de Upala, pues temían que el sujeto se apareciera por la zona para hacerles daño.

La abuela de Stephanie cuenta que del miedo, se acostaba apenas oscurecía.

En la casa donde vivió Joseph, sus padres recibieron la noticia de la detención con una mezcla de amargura y alivio.

El padre del joven que estudiaba administración de empresas en la Universidad de Costa Rica, intuía que el autor de la matanza era alguien con total acceso a los jóvenes.

Para los parientes de Dayana Martínez no hay explicación razonable que les ayude atender como alguien pudo enseñarse con los jóvenes que nunca representaron una amenaza para nadie.

Está familia también respira un poco más tranquila, aunque piden justicia.

La esperanza de estas familias es que el proceso legal contra el sospecho transcurra lo más pronto posible para tratar de superar la tragedia que viven desde el 19 de enero pasado.

Lea también: