Última Hora

Derrames cerebrales, problemas de movilidad, dificultad para hablar o depresión son parte de las secuelas del COVID-19.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) trabaja en un programa de rehabilitación para los pacientes que así lo requieran.

Más de 300 estudios de todo el mundo han encontrado anomalías neurológicas en pacientes con COVID-19

No necesariamente se trata de personas que tuvieron un cuadro grave, los efectos en el cerebro se presentan también en quienes tuvieron síntomas leves.

Lo médicos han encontrado que la inflamación producida por el nuevo coronavirus en las arterias es lo que genera efectos a nivel neurológico.

Los especialistas también reportan personas que después de superar el COVID-19 quedan con un cansancio extremo que puede tardar hasta ocho semanas.

A nivel mundial se le llama COVID persistente. Incluso, la CCSS se prepara para atender los pacientes que quedan con este tipo de daño. La atención estará a cargo del Centro Nacional de Rehabilitación.

Los daños a largo plazo lo están presentando todo tipo de pacientes, con y sin factores de riesgo. Por eso lo mejor es cuidarse y evitar enfermar por COVID-19.

Si desea más detalles puede ver el video adjunto.