Última Hora

El Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) detectó en Costa Rica las llamadas variantes británica y sudafricana del coronavirus.

Según el Ministerio de Salud, los dos casos corresponden a una costarricense de 35 años y a un extranjero de 65 años.

La variante VOC202012/01 (linaje B.1.1.7, Reino Unido) se encontró en la paciente tica, quien inició síntomas el 27 de enero anterior y ya se encuentra recuperada, sin haber requerido hospitalización. 

"Se investiga el origen de dicho contagio. Preliminarmente, sabemos que este contagio no ha derivado en otros casos", confirmó Francisco Duarte, coordinador del Laboratorio de Genómica del Inciensa.

El foráneo que presentó la variante 501Y.V2 (linaje B.1.351, Sudáfrica) inició síntomas el 31 de enero anterior y que estuvo hospitalizado en un centro médico de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). 

"Forma parte del grupo de 20 turistas franceses que resultaron positivos por COVID-19 y que ingresaron al país el pasado 16 de enero", agregó Duarte.

¿Por qué es importante monitorear esas variantes del virus SARS-CoV-2? 


¿Qué pasó con los demás turistas franceses?

"De este grupo de turistas, 16 ya se han recuperado y han salido del país y otros cuatro permanecen internados en los centros médicos de la CCSS. Sabemos, además, que hay dos personas nacionales que resultaron positivas por COVID-19, asociadas a este clúster de extranjeros", concluyó el coordinador del laboratorio del Inciensa.