Última Hora

El ministro de Salud, Daniel Salas, confirmó que la detección del virus COVID-19 en las heces y aguas residuales es factible.

Autoridades costarricenses se refirieron a un estudio realizado en países europeos, donde están haciendo muestreos de las aguas residuales para detección de la enfermedad. 

Tras el descubrimiento, Salas aseguró que inmediatamente se comunicaron con las autoridades del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AYA) para hacer las coordinaciones respectivas.

De momento se encuentran en periodo de análisis de insumos y cómo se procederá.

“Eso nos puede dar un indicio de cómo está el comportamiento de asintomáticos o de personas que han tenido cuadros respiratorios tan leves que no han logrado consultar. En realidad eso es una herramienta importante”, dijo Salas.

Además, aseguró que se ha logrado determinar que en personas donde ya la trasmisión vía respiratoria se ha eliminado, puede persistir la presencia del virus en heces por hasta 14 días.

Sin embargo, esto no significa que la trasmisión por heces sea eficiente.

“La que se ha logrado demostrar que es la más importante sigue siendo por las gotitas de saliva que se van al medio ambiente, otras personas, otros objetos también, a través de tos, estornudos y en algunos casos por conversaciones cuando son más prolongas e intensas”, concluyó Salas.