Última Hora

Costa Rica y Panamá encontraron una solución al conflicto que mantenía la frontera bloqueada desde hace varios días. 

Ambos países acordaron un paso "controlado" de transportistas, es decir, se les permitirá el ingreso pero solo a puntos definidos por las autoridades: en este caso, se trataría de un grupo de almacenes fiscales que aceptaron participar en el plan; sin embargo, no se revelaron más detalles. 

"Vamos a acelerar este proceso de manera tal que se permita ingresar a los no residentes y no nacionales. Estarían ingresando a puntos específicos del país para descargar y volver a cargar, con su debido descanso, con una ruta predeterminada, con un paso controlado y con paradas específicamente determinadas", explicó la ministra de Comercio Exterior, Dyalá Jiménez. 

Los lugares a los que se les permitirá el ingreso serán definidos e inspeccionados por el Ministerio de Salud, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), el Ministerio de Comercio Exterior (COMEX) y el sector privado. Tendrán que cumplir con estrictos lineamientos sanitarios para evitar el contagio de COVID-19. 

"La ruta segura deberá incorporar el uso de escoltas/convoyes o dispositivos de trazabilidad de la unidad de transporte, elemento que aún se encuentra en desarrollo", indicaron en un comunicado de prensa.

El plan piloto será aplicado por Costa Rica y Panamá, aunque la jerarca de COMEX no detalló cuándo se pondrá en marcha. 

Jiménez no se refirió a la situación en la frontera con Nicaragua, pero su encargada de prensa confirmó que no se ha llegado a ningún acuerdo para agilizar el paso de mercancías en ese sector. Eso sí, aclaró que las conversaciones se mantienen activas en toda la región centroamericana. 

Observe las declaraciones de la Ministra de Comercio Exterior, Dyalá Jiménez, en el siguiente video.