Última Hora

Costa Rica reportó, este jueves, la cifra más baja de pacientes graves por COVID-19. Según datos del Ministerio de Salud, solo hay cuatro personas en Unidades de Cuidado Intensivo (UCI). 

Desde hace una semana, el número de enfermos en UCI se mantenía en seis; en las últimas horas se registró una muerte y un egreso a salón. 

"Cuando un paciente se complica por COVID-19 va a estar, en promedio, hasta 20 días en una Unidad de Cuidados Intensivos. Por eso, la clave es que hemos hecho todo lo humanamente posible para que los pacientes leves y moderados no se compliquen", explicó el doctor Mario Ruiz, Gerente Médico de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).  

"Es un comportamiento completamente atípico si se compara con el resto del mundo, podría significar que vamos por buen camino", agregó el funcionario.

El 8 de abril fue el día con más casos críticos, ya que en ese momento 15 pacientes requerían ayuda de una máquina para respirar. Precisamente, el colapso de estos servicios es una de las principales preocupaciones de las autoridades. 

"La detección temprana de pacientes de COVID-19 ha permitido darles tratamiento tempranamente y darles un seguimiento constante a través del Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (CENDEISSS), que permite identificar cuando un paciente pasa de moderado a severo, internarlo y brindarle un tratamiento un poquito más complejo", aseguró Ruiz. 

La baja cifra de pacientes graves, según el médico, indica que las personas están acatando las medidas de distanciamiento social, lavado de manos y protocolos como el de tos y estornudo. Sin embargo, pide no bajar la guardia para evitar un escenario como el de Singapur o Japón con repunte de casos.