Última Hora

Desde que se reportó el primer caso de COVID-19 en el país, más de 400 personas han perdido la batalla contra el virus.

La mayoría de los fallecidos además de estar contagiados con el SARS-COV-2 padecían alguna enfermedad crónica.

Este tipo de padecimientos eleva el riesgo de enfermar gravemente, es por eso que la Caja desarrolló una estrategia “casa a casa” para prevenir los contagios en esta población.

Se trata de identificar a las familias que tienen dentro de su núcleo familiar personas con factores de riesgo.

Y es que, según datos de la institución, 5 de cada 10 personas mayores de 18 años padece de alguna enfermedad crónica en el país. Por eso es importante velar porque los pacientes sigan el tratamiento al pie de la letra.

Esta medida pretende impactar a la población más vulnerable para evitar un colapso en el sistema hospitalario y que las personas sigan perdiendo la vida a causa del virus.

Este plan se trabaja inicialmente en comunidades de San Carlos y Los Chiles, pero se espera extender al resto del país.