Última Hora

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) cuenta con dos planes para almacenar las vacunas de Pfizer contra el COVID-19, las cuales necesitan estar conservadas por debajo de -70° C.

Según la coordinadora del Programa Ampliado de Inmunizaciones de la CCSS, Leandra Abarca, se analizó la logística para saber si se podía ordenar esta vacuna y se determinó que era una gran candidata.

"La vacuna de Pfizer tiene temperaturas que no son habituales, pero previo a la escogencia de las vacunas se hizo un análisis científico y técnico para poder aplicar y mantener estables estas vacunas", dijo Abarca.

La temperatura -70° C se equipara a algunas de las más bajas registradas en la Antártida y es mucho menor a la que cualquier congelador común puede ofrecer.

"En este momento existe la posibilidad de mantenerlas estables mediante dos escenarios: cuando ya tengamos insumos que estamos adquiriendo mediante la Comisión de Emergencias que van a permitir mantener estables estas vacunas; también tenemos otro mecanismo o procedimiento, si en algún momento antes de que estén los congeladores tenemos las vacunas, las mismas puedan ser aplicadas, la ejecución será diferente a lo que conocemos siempre", explicó Abarca.

Costa Rica firmó un acuerdo para comprar un millón de vacunas de AstraZeneca. Se une a la adhesión de Costa Rica al mecanismo COVAX-Facility, que contempla una cobertura poblacional de poco más de un millón de personas, así como al acuerdo con Pfizer y BioNTech para la inmunización de millón y medio de individuos, permitiendo, en total, vacunar a más de tres millones de personas.

Pfizer anunció que su vacuna contra el coronavirus funciona en un 90% de casos.