Última Hora

Las cámaras del sector turismo piden al Gobierno que los turistas  extranjeros puedan usar sus propios seguros internacionales, como parte de las opciones de cobertura. 

Sus representantes continúan muy preocupados ante el cobro del seguro del Instituto Nacional de Seguros (INS), para los extranjeros que ingresen al país.

La semana anterior, el INS publicó la oferta de seguros de protección ante COVID-19, para el turista extranjero, el cual tiene un costo de casi mil dólares, dependiendo de  la edad y condiciones de salud del viajero. Esté sábado, el presidente ejecutivo del ente, afirmó que sacarán nuevas modalidades con menos cobertura, lo que implicará una disminución en el precio.

Sin embargo,  el sector turismo asegura que la vía debe ser principalmente, permitirle al extranjero usar su seguro internacional. Esto debido a que muchas personas tienen seguros de su país de origen, así lo manifestó Javier Pacheco, presidente de la Cámara Costarricense de Hoteles.

Pacheco explicó, que en segundo lugar, se debe permitir que las aseguradoras locales pongan a disposición sus propias pólizas.

Como tercer punto agregó, que si el INS quiere crear un seguro para este fin, debe hacerlo de manera competitiva. Esto quiere decir, con precios más bajos que cualquier otro seguro internacional, más competitivo y más fácil de accesar. La idea según Pachecho es que sea la opción que todos deseen tomar.

Por su parte, Rubén Acón, presidente de la Cámara Nacional de Turismo, respaldó que lo idóneo es que se permita a cada turista, usar su propio seguro,  que incluya la cobertura para COVID-19.

Acón explicó, que si la póliza incluye cobertura por COVID-19, no importa si es nacional o internacional, si está  autorizado por la Superintendencia General de Seguros (Sugese) o no.

También coment,  cómo en un inicio cuando la Cámara Costarricense de Turismo se reunió con el exjerarca del INS, Elián Villegas, se les dijo que el precio de este seguro iba a ser “ridículamente barato”, por eso mismo se sorpendieron cuando conocieron el elevado precio del mismo.

De acuerdo con el presidente de esta cámara, estaban estimando un seguro que rondaría entre los $50 y 60$, una cifra abismalmente diferente a la que estableció el INS.

En este sentido agregó, que la idea era que el seguro se incorporara a la tarifa de hospedaje y que ni siquiera fuera cobrado directamente.

Ahora que el panorama es diferente, sostienen que debe haber muchas opciones para el turista a la hora de tomar su seguro.

Sumada a esta situación, este lunes 3 de agosto a las 7 p.m. llega el primer vuelo comercial, a cargo de la aerolínea Iberia, proveniente de España.  Acón asegura sentirse preocupado por lo que sucederá con estos turistas que quizá aún no saben nada del cobro de esta póliza del INS.

“¿Qué pasa si no aceptan pagar el seguro, se les va a devolver? ¿Dormirán en el aeropuerto?

Posición del Gobierno

El presidente de la República, Carlos Alvarado apuntó a esta posibilidad, permitir que cada turista tome su propio seguro.

La ministra de Economía Industria y Comercio, Victoria Hernández, explicó que integraron un equipo técnico de trabajo en conjunto con el ICT y un profesional especialista en seguros,  para conocer la conducta del turista una vez que llega al país.

“Definitivamente hay que ampliar la oferta nacional e internacional de opciones que deben tener los turistas que ingresan al país, a nivel nacional deben ser comercializadoras supervisadas por la Sugese y a nivel internacional deben ser pólizas que se ajusten a la cobertura de gastos en caso de pandemia”

Los seguros internacionales tienen que cubrir el costo de centros médicos privados para la atención hospitalaria así como la estadía en un hotel en caso de tener que permanecer en aislamiento debido a un diagnóstico de COVID-19, manifestó  Hernández.

Por su parte, el ministro de Turismo, Gustavo Segura, afirmó estar trabajando de forma diligente para permitir al turista adquirir un seguro de una aseguradora registrada ante la Sugese o hacer valer seguros internacionales que cuenten con esas coberturas mínimas para la protección tanto del turista que visita Costa Rica, como de los costarricenses.