Última Hora

La Cámara de Comercio de Costa Rica propone al Gobierno reducir el impuesto de valor agregado (IVA) del 13% al 10%, esto como una medida para reconstruir y reactivar la economía tras la pandemia del COVID-19.

La medida es una de 10 que incluye el plan de la cámara y que incluye además la reducción de 5% en el impuesto de renta.

“Manteniendo de forma muy disciplinada los protocolos y las medidas sanitarias, debemos acelerar la reapertura de nuestro sector y así evitar que continúe el aumento del desempleo y brindar disponibilidad de ingreso a cientos de familias costarricenses, que se han visto afectadas por esta crisis”, señaló Julio Castilla, presidente del órgano.

Según un estudio de la cámara, en las primeras ocho semanas de la emergencia el sector comercio perdió más de 504 mil millones de colones, 23 mil empleos y la suspensión de 21.498 puestos de trabajo.

En total, según ese análisis, 44.609 trabajadores del sector comercial se han visto afectados por la pandemia en el país.

La reducción del IVA implicaría una liberación de alrededor de 293 mil millones de colones anuales para los contribuyentes.

“Con una tasa más baja se presentarán más transacciones en el mercado, se estimulará la formalidad y el comercio lícito, por lo que los efectos en la recaudación no serán relevantes, principalmente al considerar la significativa reducción de los ingresos que están experimentando los hogares en estos momentos”, estima la Cámara.

Además, se propone reducir el Impuesto de la Renta para la clase media en 5 puntos porcentuales: de 10% a 5% en el umbral de ₡840.000 - ₡1.233.000 y de 15% a 10% en el umbral de ₡1.233.000 - ₡2.163.000.

Otras medidas son mantener el pago por jornada efectiva, que el trabajador independiente cotice igual que un asalariado y consolidar la jornada flexible 4/3.

Reducir los aportes patronales mediante la exoneración de la mitad del pago; suspender la retención del IVA y renta con el pago de tarjetas; disminuir en 200 puntos base las tasas de intereses para PYMES en la banca pública y reducir hasta el 1% la comisión por el uso de datáfonos.

Además, se propone implementar una depreciación acelerada de activos al 50% del plazo sobre la vida útil establecida para los activos enlistados en el Anexo Nº2 del Reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta

Y finalmente utilizar el SICOP como único sistema de compras públicas y mejorar la gestión del Sistema de Banca  para el Desarrollo.

“La realidad actual, hace inminente que se promuevan medidas para dinamizar el consumo y la reactivación económica en un plazo no mayor a los 24 meses. Por tanto, estas medidas requerirán decisiones que se deben adoptar desde el Poder Ejecutivo y la Banca pública en el corto y mediano plazo”, finaliza la Cámara.