Última Hora

El COVID-19 transformó por completo a las empresas autobuseras de nuestro.

Lo primero que tuvieron que implementar fueron más controles de higienes y limpieza general en todas las unidades.

La empresa Autotransportes Desamparados es un claro ejemplo de esta realidad.

Ellos notaron significativamente una disminución de más de un 50% de pasajeros a diario.

Antes de la pandemia 60 mil usuarios usaban cada día esta empresa para ir a sus casas, trabajos o hacer diversas diligencias.

Actualmente la realidad es otra.

Sin embargo, los protocolos de protección se incrementaron.

A la llegada al plantel a todo el personal se le toma la temperatura, hay alcohol en gel en las unidades, usan cubre bocas, caretas, desinfectan los buses y en cada unidad solo pueden viajar un máximo de 50 personas.

Pese a la pandemia por el COVID-19, las empresas autobuseras de todo el país continúan brindando los servicios, eso sí, poniendo en práctica estrictos protocolos.