Última Hora

Los alcaldes de Escazú, Santa Ana y Mora diseñan un plan para evitar nuevamente el cierre total de los negocios.

Según los líderes de estos cantones la situación ya es insostenible.

400 comercios ya cancelaron la patente solo en Escazú, lo que significa 1.600 personas desempleadas sin tomar en cuenta los trabajos indirectos.

Aseguran que es posible que los negocios operen siempre y cuando se cumplan con todas las medias sanitarias exigidas por las autoridades sanitarias.

Por eso trabajan en un plan que presentarán el próximo miércoles cinco de agosto en conferencia de prensa.

Además, anuncian que sus cuerpos policiales no apoyarán más en los operativos para hacer cumplir la restricción vehicular sanitaria.

Aseguran no recibir el apoyo necesario del gobierno central y por eso sus funcionarios ahora se enfocarán en otras acciones.

Debido a la crisis, además, estos municipios han tenido que destinar fondos para la compra de diarios y así ayudar a las decenas de familias que están pasando necesidad porque no se les permite trabajar.