Última Hora

Este lunes en horas de la tarde el Ministerio de Seguridad Pública clausuró la sucursal bancaria del Banco de Costa Rica (BCR) en Cariari de Pococí luego de constatar que en las afueras había una aglomeración de personas, incumpliendo así las medidas sanitarias dictadas por el Ministerio de Salud ante la emergencia nacional por Covid-19.​

“La Fuerza Pública de la región Caribe recibió información por parte de algunas personas que la sucursal del BCR de Cariari estaba incumpliendo con los espacios en las filas para ingresar. Logramos determinar que había muchas personas en la parte exterior del banco y a lo interno los clientes estaban sentados uno a la par del otro lo cual viola las potestades del Ministerio de Salud, por eso se dio el cierre”, dijo Raúl Rivera Bonilla, director Región Caribe de Fuerza Pública.

Teletica.com conversó con Carlos Astorga, gerente de servicios corporativos del BCR, indicó que el banco está acatando las medidas de seguridad sanitarias que ha emitido Salud, especialmente en el aforo, higiene y distancia.

“En Cariari se siguen las mismas instrucciones que en todas las demás oficinas del país y trabajamos a una capacidad del 50%. Fuerza Pública siempre ha colaborado con nosotros y hoy observaron en las afueras de la oficina una fila considerable así que nuestros funcionarios le pidieron a los clientes, en varias ocasiones, guardar distancia, pero muchos no siguen las instrucciones e insultan a los colaboradores”, señaló Astorga.  

Además, aseguró que “se invitó a los oficiales a pasar para que verificaran cómo se está trabajando".

Fuerza Pública pasó el informe a las autoridades del Ministerio de Salud para determinar cuándo se podrá autorizar la apertura del lugar, sin embargo, el BCR indicó que en este momento se está coordinando con Seguridad y Salud para volver a ponerla en operación cuanto antes.

El cierre del BCR se dio a eso de la 1:12 de la tarde y se encontraban trabajando 10 personas.

“Ellos (Fuerza Pública) cierran la oficina de forma preventiva, nosotros estamos a la orden del Ministerio de Seguridad y Salud, pero es muy difícil controlar lo que sucede afuera”, finalizó Astorga.