Última Hora

38 adultos mayores y ocho funcionarios se contagiaron de COVID-19 en un hogar de larga estancia, ubicado en Ciudad Quesada, San Carlos.

Así lo confirmó el doctor Melvin Anchía, epidemiólogo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en la región Huetar Norte.

Según las autoridades, apenas se detectó el brote se pusieron en marcha una serie de acciones de "alto impacto" con el objetivo de monitorear la condición de esos pacientes.

La CCSS coordinó la toma de muestras para determinar cuáles variantes del virus circulan en el hogar de adultos mayores. Estas serán procesadas por el Inciensa, laboratorio nacional de referencia adscrito al Ministerio de Salud.

“Hasta el momento todas las personas enfermas se mantienen en condición estable, ninguna ha requerido hospitalización y todas cuentan con seguimiento de su evolución clínica por parte de la CCSS y del médico del hogar de larga estancia”, comentó el doctor Anchía.

En total, se tomaron 61 muestras a los residentes y 44 a funcionarios, pero solo 46 salieron positivos.

El doctor Anchía explicó que el brote pudo originarse debido a que un trabajador reportó síntomas inespecíficos: se le tomó una muestra y fue diagnosticado con COVID-19.

De acuerdo con los expertos, las vacunas anticovid fueron un "factor protector" para los adultos mayores.

“Estamos muy contentos. La vacuna reduce el riesgo de sufrir complicaciones severas y el riesgo de muerte en grupos vulnerables: aquí se ha demostrado”, concluyó Anchía.