Última Hora

Este corazón palpita fuerte y nutre de agua cristalina al Humedal Nacional Térraba – Sierpe. Osa es un cantón lleno de vida: el verde de la naturaleza, el azul del Océano Pacífico y degradaciones de colores en ríos y en el segundo manglar más importante a nivel centroamericano, hacen de este lugar una obra de arte.  

El primer reportaje mostrará las maravillas del humedal, el misticismo que se oculta en islas donde encontraron esferas precolombinas y la biodiversidad que produce miles de sonidos en un mismo momento, en un mismo viaje.   

  

En los alrededores de la Isla del Caño y Bahía Drake, muy cerca del límite del humedal, estuvo durante el Siglo XVI el pirata inglés Francis Drake. Él visitó la zona en búsqueda de comida y agua potable, pero jamás se imaginó que en estos lugares pudo haber encontrado un gran tesoro.   

Al final de la desembocadura del Río Térraba se encuentra Isla Garza, poco conocida a nivel nacional, pero con un escenario incomparable. Para llegar a ella se navega por el Océano Pacífico o se recorre uno de los canales del humedal.  

Si el Humedal Nacional Térraba – Sierpe es el corazón de Osa, entonces Finca 6, en Palmar Sur, es el alma del cantón. Aquí se ubica el único Patrimonio Cultural Mundial de nuestro país, según la UNESCO.   

¿Desea viajar a Osa y vivir en carne propia la experiencia de las maravillas de este cantón puntarenense? Entonces debe visitar a Jorge Uribe, promotor del sector turismo en la zona, quien desarrolla giras diarias por diferentes sitios históricos del área.   

Para finalizar, otro sitio de Osa que deja en evidencia la biodiversidad de la zona es el Parque Nacional Corcovado. Debido a la riqueza que alberga y al ser un territorio tan pequeño, la Revista National Geographic lo declaró el sitio biológicamente más intenso del Planeta, al contar con el 2.5% de la biodiversidad terrestre del Planeta y más del 50% de la biodiversidad de Costa Rica.