Última Hora

Esta semana mostramos los diferentes proyectos que se gestan en Costa Rica para proteger a decenas de especies, algunas de ellas en vías de extinción. 

Comenzamos con el Santuario de los Perezosos, ubicado en San Isidro de Heredia. El centro tiene más de 300 animales rescatados y posee una finca en Sarapiquí donde se liberan. Se trata de Toucan Rescue Ranch. 

En el corazón de Puntarenas se encuentra el Parque Marino del Pacífico, con más de 19 especies marinas protegidas y con la pecera más grande en exhibición del país. 

Este sitio es un santuario de la biodiversidad del mar. 

Desde el 2000, en Aranjuez de Puntarenas, dos amantes de los animales crearon Natuwa, un paraíso para lapas que se concentra en proteger una de las especies de aves que, según expertos, podría desaparecer en Costa Rica en los próximos años. 

Conservacionistas han dedicado la vida y, lamentablemente, la han perdido por proteger diferentes animales. Tal es el caso de Jairo Mora, un joven limonense asesinado en 2013 por salvar tortugas en Moín. 

Costa Rica Animal Rescue Center le rinde homenaje al continuar con parte de su trabajo. 

 

Si usted desea ser voluntario en Costa Rica o fuera del país en pro de la conservación de especies, entonces debe consultar el sitio web de Adventure Volunteer, una organización sin fines de lucro que conecta a 16 naciones con voluntarios del orbe.

Es importante que como costarricenses apoyemos los centros de rescate de alguna manera, ya sea con alimentos o dinero: ambas contribuciones impulsarán la labor de estos proyectos.