Última Hora

La cuarta fecha del Verano 2014 fue para Saprissa una repetición de sus pesares.

Los morados dominaron, pero el gol es una incógnita que no logran descifrar.

Para Limón el 1-1 es un pequeño paso en su lucha para no terminar en la parte baja de la tabla.

La primera parte del juego finalizó sin goles. Saprissa atacaba sin profundidad y Limón se defendía buscando un contragolpe.

La mejor oportunidad de los 45 iniciales se dio tras una combinación entre Kendall Waston y Josué Martínez.

El gigante morado ganó en las alturas y Josué no pudo encontrar el fondo de los cordeles, aun cuando llegó a la cita libre de marca y el marco a su disposición.

Los de Tibás volvieron a tratar con Colindres al minuto 26, Waston al 32’ y de nuevo Colindres al 33’, sin que ninguna de las acciones trajeran peligro real al marco limonense, defendido por el veterano Román Arrieta.

Pero las acciones de emoción se quedaron para la complementaria.

Al 50’ Dyalan Flores, que ingresó en la divisa morada tras el descanso, inquietó con un avance por la banda izquierda.

Pero el primer grito de gol se lo reservó el limonense Diego Díaz para el minuto 50.

Un dardo mortal y certero se coló en el marco del mexicano Michel.

La paridad llegó al 66, con un cabezazo de Manfred Russell al 66’.

Los morados pudieron tomar la ventaja al 70’, pero el cobro de Colindres, desde el punto penal se estrelló en el horizontal verdiblanco.

Pero esta no fue la única vez que el fierro apagó el grito de gol de Colindres, al 85’ el morado trató desde afuera del área y nuevamente el horizontal dijo que no.

El partido volvió a desnudar las falencias ofensivas de los de Tibás, que no encuentran la profundidad para ver el rédito de su dominio.

Para Limón el empate es un pequeño respiro en su afán de no descender.