Última Hora


Unas 32.000 solicitudes de regularización temporal de inmigrantes en situación ilegal fueron presentadas en dos semanas al ministerio del Interior italiano.

El procedimiento fue abierto para aliviar la escasez de mano de obra agrícola a causa de la pandemia de covid-19.

De acuerdo a las cifras del ministerio, publicadas el martes, la gran mayoría de las solicitudes (91%) hasta ahora se centran en el sector de la asistencia personal, en particular del "badante". 

Éstos son auxiliares, a menudo provenientes de países de Europa del este, que solicitan en especial los ancianos.

La media solicitudes diarias es de unas 2.100, informó el ministerio, que señala un "aumento constante" de éstas desde la apertura del procedimiento, el 1 de junio.

Este trámite puede realizarse --exclusivamente en línea-- hasta el 15 de agosto.

Estas cifras parecen relativamente modestas, en tanto el objetivo es alcanzar a unas 220.000 personas, de acuerdo a la prensa italiana. 

Por regiones, Lombardía (norte) ocupa el primer puesto en lo que concierne a las solicitudes para trabajo doméstico y asistencia personal. Campania (sur, región de Nápoles) destaca por las demandas de trabajo agrícola, señala el ministerio.

Durante la pandemia, el gobierno italiano decidió regularizar temporalmente a inmigrantes ilegales que trabajan sobre todo en la agricultura, a fin de luchar contra prácticas ilegales ("caporalato" en italiano) y proporcionar cobertura sanitaria a los temporeros. 

La medida ha sido muy criticada por la extrema derecha, en particular por Matteo Salvini, líder de la Liga, quien menciona la regularización de "un ejército de inmigrantes ilegales".