Última Hora

La Unión Europea (UE) informó este lunes (26.04.2021) que está contribuyendo con la educación y la nutrición de 302.000 niñas y niños de 46 municipios del corredor seco y de las zonas más afectadas por los huracanes Eta e Iota en noviembre pasado en Nicaragua.

La contribución que brinda la UE a la merienda escolar, a través del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés), alcanza los ocho millones de euros (9,4 millones de dólares), indicó la delegación europa en Managua en una declaración.

Con esos aportes, 182.000 niñas y niños de preescolar, primaria y educación a distancia en la zona rural del departamento de Jinotega (norte) y de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN), tienen garantizada la alimentación en sus escuelas como parte de la merienda escolar regular, afirmó.

Adicionalmente, 120.000 niñas y niños de 31 municipios reciben un segundo plato de comida caliente en sus escuelas como parte del refuerzo de la merienda escolar que aporta el programa "Promoviendo la resiliencia climática y la seguridad alimentaria de hogares rurales en el Corredor Seco", financiado por la UE e implementado por WFP durante el período 2020-2024, indicó.

Durante una reunión de trabajo, el embajador de la UE en Nicaragua, Pelayo Castro, y la representante de WFP, Giorgia Testolín, valoraron el impacto de los programas de resiliencia climática y seguridad alimentaria que impulsan conjuntamente en las zonas más vulnerables de Nicaragua.

Destacaron que garantizar la merienda en las escuelas es fundamental para incrementar los niveles de asistencia a clase y la capacidad de aprendizaje.

Fenómenos naturales afectan la seguridad alimentaria

"La Unión Europea y WFP tienen una larga experiencia de trabajo conjunto a favor de la seguridad alimentaria y nutricional de los hogares más vulnerables del país", aseguró el embajador Castro en una declaración escrita.

"Garantizar la merienda escolar de las niñas y niños y la sostenibilidad de los pequeños productores y productoras es clave durante los períodos críticos de escasez de alimentos y sequía, previo a la siembra y cosecha", agregó.

La representante de WFP dijo, por su lado, que "siempre recibimos con mucha alegría las contribuciones de la Unión Europea para la merienda escolar y el apoyo a pequeños agricultores".

"La merienda escolar es un programa fundamental para atender las necesidades de las niñas y los niños de las zonas más vulnerables, porque su seguridad alimentaria también es afectada por los fenómenos que provoca el cambio climático, como sequías recurrentes y huracanes cada vez más potentes", señaló.

El aporte total de la UE para los programas de resiliencia climática y seguridad alimentaria implementados por WFP es de 30 millones de euros (36,3 millones de dólares), y también benefician a 7.500 pequeños y medianos productores y productoras agrícolas del norte de Nicaragua.

Esa contribución está dirigida a promover la resiliencia ante fenómenos naturales, construcción de obras de agua, conservación de suelos, agricultura sostenible, buenas prácticas nutricionales, insumos agrícolas, créditos y asistencia técnica en diferentes áreas, de acuerdo con la información.

(efe)