Última Hora

Luego de que Donald Trump sugirió inyectarse desinfectante para combatir el Covid-19, en Estados Unidos se reportan consultas y personas atendidas por supuestamente ingerir este tipo de productos.

La declaración de Donald Trump que sugiere que el coronavirus podría tratarse con desinfectante ha tenido consecuencias.

Estos comentarios causaron indignación y bajaron su aprobación popular.

Pero el impacto fue más negativo al conocerse que la línea de salud de Maryland registra más de 100 llamadas con preguntas sobre el uso de detergentes y desinfectantes.

Otros medios advierten que Algunos estadounidenses han tenido que ser ingresados tras ingerir este tipo de productos.

Autoridades médicas de los Estados Unidos desmintieron la afirmación del presidente Trump.

Y según medios locales, la agencia de manejo de emergencias de Maryland pidió a los vecinos que "bajo ninguna circunstancia" utilicen desinfectantes para tratar el coronavirus.

Por su parte, autoridades del estado también han utilizado sus redes sociales para insistir en que no se deben emplear estos productos para combatir el Covid-19.

Donald Trump dijo que sus comentarios fueron un sarcasmo, que fueron sacados de contexto y malentendidos.

Pero la aclaración no le sirvió de mucho porque las consecuencias le están pasando factura.