Última Hora

La vacuna del covid-19 desarrollada por el laboratorio estadounidense Moderna comenzó a utilizarse el miércoles en el Reino Unido, al tiempo que crecen las dudas sobre el fármaco de AstraZeneca, investigado por su posible relación con los coágulos sanguíneos.

Una mujer de 24 años, Elle Taylor, fue la primera en recibir la vacuna de Moderna en un hospital de Carmarthen, en Gales. "Soy cuidadora voluntaria de mi abuela, así que es muy importante para mí vacunarme, para poder cuidarla de forma adecuada y segura", dijo.

Dos vacunas, las desarrolladas por AstraZeneca/Oxford y por Pfizer/BioNtech, se han utilizado hasta ahora en la campaña de vacunación masiva que comenzó a principios de diciembre en el país.

El Reino Unido compró 17 millones de dosis de Moderna que deben permitir vacunar a 8,5 millones de personas.

"Por favor, acudan a vacunarse tan pronto como se pongan en contacto con ustedes", tuiteó el primer ministro Boris Johnson, en un momento en que crece la inquietud en torno a la vacuna de AstraZeneca/Oxford a raíz de la aparición de trombos raros entre una muy pequeña parte de los vacunados.

Hasta ahora, las autoridades sanitarias y políticas británicas han defendido firmemente la vacuna desarrollada en el Reino Unido. Sin embargo surgieron dudas, sobre todo acerca de la vacunación de los más jóvenes, cuando la mayoría de los mayores de 50 años ya han recibido una primera dosis.

A la espera del dictamen de la MHRA, el organismo regulador británico, la Universidad de Oxford anunció el martes que suspendía los ensayos en niños de la vacuna contra el covid-19 que ha desarrollado con el laboratorio anglosueco.

Siete casos mortales de trombos se contabilizaron en el Reino Unido, de un total de 30 casos identificados, según informó el sábado el organismo regulador. En total, se han administrado más de 18 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca en el país.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) también está evaluando si esta vacuna está vinculada a la formación de esos raros coágulos de sangre.

Como medida de precaución, varios países decidieron dejar de administrar la vacuna por debajo de cierta edad.

La preocupación por la vacuna de AstraZeneca puede afectar la campaña de vacunación masiva en el Reino Unido, el país más castigado de Europa por la pandemia, con casi 127.000 muertos.

Tres de cada cinco adultos ya han recibido una primera dosis de la vacuna y el objetivo del gobierno es haber llegado a todos a finales de julio.

Maggie Wearmouth, miembro del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI), sugirió en el Daily Telegraph que podría ser prudente "ralentizar" el despliegue a los más jóvenes "hasta que estemos absolutamente seguros".