Última Hora

La tragedia ocurrió el sábado en la noche en el distrito Los Olivos, en Lima.

Previo al toque de queda, que inicia a las 10 de la noche, la policía peruana acudió a atender una alerta por una fiesta clandestina.

Y es que, debido a la pandemia, en este país también están prohibidas las reuniones sociales y familiares.

Con un mazo, los policías intentaron abrir la puerta.

Pero del otro lado de la estructura metálica, más de 120 jóvenes presionaban en sentido contrario.

Luego de varios minutos lograron abrir.

La fiesta clandestina, convocada por redes sociales, se realizó en el Thomas Disco Bar, una pequeña discoteca ubicada en un segundo piso, cuya única salida son estas estrechas escaleras.

Al salir, desesperados por sobrevivir y escapar de la policía, los asistentes le pasaron por encima a los cuerpos tendidos en el suelo.

Este lunes las autoridades peruanas confirmaron el saldo de la tragedia:

13 fallecidos por asfixia: 12 mujeres y un hombre.

Además de 6 personas heridas y 22 detenidas.

Lo más sorprendente es que 11 de los 13 fallecidos tenían COVID-19, al igual que 15 detenidos.

Una joven asistente se mostró arrepentida de ir a la fiesta en la que murió su amiga de 24 años.

Por su parte, doña Ana Marín reconoció que su hijo menor de edad no tenía permiso para asistir a la fiesta y ahora está detenido.

Familiares de los heridos y fallecidos producto del escape de esta discoteca expresaron su dolor y preocupación.

Lamentaron que diversos hospitales no hayan tenido espacio para recibir a sus amigos debido a la pandemia.

Algunos afirman que las autoridades cometieron negligencia durante la intervención.

El ministro del interior de Perú negó que los policías cerraran la puerta del local para evitar que los jóvenes escaparan, también negó el uso de gases lacrimógenos.

Los detenidos permanecen en cuarentena y los policías que participaron en el operativo están aislados.

Con más de 600 mil contagios y 27 mil 663 fallecidos, Perú es el sexto país con más casos de coronavirus en todo el mundo y el segundo en Latinoamérica.