Última Hora

"Cuando camino delante del coche fúnebre me da un poco de miedo", dice Olivia Jessop.

Pero ese temor es porque no sabe si está caminando "muy rápido o muy despacio", cuenta esta niña británica.

A sus 12 años, a Olivia no le da miedo la muerte. Y por eso trabaja ayudando en la casa funeraria que dirige su abuela.

No es la actividad más normal para alguien de su edad, pero Olivia encuentra satisfacción en ayudar a las familias en el difícil trance de despedir a un ser querido.

Video producido porElise Wicker, Natasha Bateman and Patrick Clahane.