Última Hora

"Habrá grupos con los que podremos hablar, y que tendrán interés en participar en este diálogo para convertirse en actores políticos en el futuro", dijo en una entrevista con el diario francés Le Monde, en la edición fechada el martes. "Pero todavía hay quienes tienen un radicalismo terrorista tal que no habrá nada que hacer con ellos", añadió, citando el ejemplo del EI, ausente de las conversaciones de paz en Afganistán.

El comisionado de la Unión Africana (UA) para la Paz y la Seguridad, Smaïl Chergui, pidió el 14 de octubre "explorar el diálogo con los extremistas" en el Sahel para "silenciar las armas", siguiendo el ejemplo del acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y los talibanes afganos el 29 de febrero.

Mali y Afganistán

El gobierno de Malí intercambió recientemente unos 200 detenidos por cuatro rehenes -un líder de la oposición maliense, Soumaila Cissé, la francesa Sophie Pétronin y dos italianos-, lo que reavivó las especulaciones sobre la reanudación de los contactos con los yihadistas.

"En Afganistán, hay un grupo terrorista con el que es imposible dialogar, y es el Estado islámico. Su visión es tan radical que no hay perspectivas de discusión", dijo Guterres.

El secretario general de Naciones Unidas también señaló que "las disposiciones de seguridad vigentes no son suficientes" en el Sahel y pidió "más solidaridad internacional" hacia esta región.