"No es el momento de reducir el financiamiento de las operaciones de la Organización Mundial de la Salud o de cualquier otra institución humanitaria que combate el virus", dijo el martes el secretario general de la ONU tras la decisión estadounidense de suspender su contribución a la OMS.

"Mi convicción es que la Organización Mundial de la Salud debe ser apoyada porque es absolutamente esencial en los esfuerzos del mundo para ganar la guerra contra la covid-19", añadió Antonio Guterres, señalando sin embargo que habrá tiempo después para estudiar "cómo reaccionaron todos aquellos implicados en la crisis".

El 8 de abril, el jefe de la ONU ya había reaccionado a las críticas estadounidenses a la OMS, señalando que esta organización con sus miles de empleados está en la vanguardia de la lucha contra la pandemia apoyando a los estados miembro, "especialmente a los más vulnerables", con las directivas, formación y equipo.

En su crítica a la decisión estadounidense, que rara vez es virulenta, Antonio Guterres reconoció que "los mismo hechos pueden ser interpretados de diferente manera por entidades diferentes".

"Una vez que hayamos dado vuelta a la página de esta epidemia finalmente, habrá tiempo para entender por completo cómo pudo surgir una enfermedad de este tipo y propagar su devastación tan rápido en el mundo", precisó.

"Las lecciones aprendidas serán esenciales para manejar eficazmente desafíos similares, si es que se presentan en el futuro", continuó. 

"Pero no es el momento (...) de reducir los recursos para las operaciones de la OMS" en la lucha contra la pandemia, subrayó Guterres.

"Como ya lo dije, es momento de estar unidos en la comunidad internacional con el objeto de trabajar juntos en solidaridad y detener este virus y sus consecuencias perturbadoras.