Última Hora

Miles de personas simpatizantes del oficialista Partido Nacional (PN, derecha) marcharon este domingo en Tegucigalpa en contra del "comunismo" que -a su criterio- ofrece la oposición de izquierda en la campaña de las elecciones presidenciales de noviembre en Honduras.

"Papi sí, comunismo no" y "Papi a la Orden" gritaban los grupos simpatizantes -en alusión al sobrenombre del candidato oficialista Nasry Asfura- mientras recorrían los bulevares Suyapa y La Hacienda, este de la capital. También esbozaron consignas conservadoras contra propuestas para legalizar el aborto y "matar niños".

Asfura, actual alcalde de la capital, y la candidata de una alianza de izquierda, Xiomara Castro, esposa del derrocado presidente Manuel Zelaya, encabezan las intenciones de voto para las elecciones que se celebrarán el 28 de noviembre, según encuestas. En esos comicios también se elegirán a congresistas y alcaldes.

La alianza que postula a Castro, encabezada por el partido Libertad y Refundación (LIBRE, izquierda), fundado por Zelaya después del golpe de Estado, promete un Gobierno "socialista democrático" para el periodo 2022-2026. El nuevo presidente asumirá el 27 de enero del 2022, en sustitución de Juan Orlando Hernández.

Las fricciones entre derecha e izquierda en la campaña reviven los temores de enfrentamientos durante o después de las elecciones, como ocurrió en 2017 cuando Hernández resultó reelegido tras un controversial conteo. "Soy diferente porque soy un político no formado en política, soy un político formado con mucho trabajo", argumentó Asfura.

El 6 de noviembre, Xiomara Castro también realizó actividades proselitistas en las ciudades de Nacaome Y San Lorenzo, sur del país, junto a uno de sus candidatos a la vicepresidencia, Salvador Nasralla, quien iba tercero en los sondeos presidenciales, pero optó por respaldarla.

Youtube Teletica