Última Hora

México elevó este martes el nivel de la alerta sanitaria ante un aumento acelerado de los contagios del nuevo coronavirus, lo que hace temer una saturación del sistema hospitalario, informó el gobierno.

"Hoy queremos dar por iniciada la fase tres de la epidemia de COVID, recordando que estamos en la fase de ascenso rápido, donde se acumularán un gran número de contagios, de hospitalizaciones", dijo el subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell, en rueda de prensa junto al presidente Andrés Manuel López Obrador.

El gobierno de México reportó este martes 9.501 casos positivos y 857 muertos por el virus, y estima que el pico más alto de contagios entre el 8 y 10 de mayo.

Las zonas que reportan el mayor número de casos son Ciudad de México, Estado de México (centro), Baja California (norte) y Sinaloa (noroeste).

"Esta epidemia continúa cada vez de manera más acelerada, esto quiere decir que cada vez ocurren más casos por día y esto se representa también por una dispersión geográfica", señaló López-Gatell.

Ante esta etapa, denominada por la Secretaría de Salud como Fase 3 y que se caracteriza por una intensificación de la propagación del virus y tomada tras una fase de contención, el funcionario reiteró que la población debe acatar las medidas de distanciamiento social para tratar de frenar los contagios.

Por su parte, el gobierno de Ciudad de México anunció por la tarde que cerrará algunas estaciones del metro, que suelen utilizar 4,5 millones de personas a diario, para evitar contagios.

Mientras las autoridades sanitarias elevaban la alerta, un grupo de médicos y enfermeras protestaba en las afueras de una clínica del centro de la capital por la falta de insumos, y una presunta negligencia en la muerte de tres compañeros supuestamente por coronavirus.

"Estamos demandando que nos realicen una prueba de detección de coronavirus a todo el personal de salud, dado que hay varios compañeros que están infectados y hay tres muertes", dijo a la AFP la enfermera Imelda Vera.

El gobierno federal suspendió todas sus actividades no esenciales hasta el 30 de mayo y exhortó a la población a quedarse en casa, aunque no decretó cuarentena obligatoria.

Sin embargo, el lunes los estados occidentales de Jalisco y Michoacán, donde viven cerca del 10% de los 120 millones de mexicanos, implementaron el aislamiento social obligatorio.

Durante la misma conferencia matutina, el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, anunció que se espera que el ciclo escolar se reanude el 1 de junio con miras a finalizarlo el 17 de julio.

López-Gatell señaló que la pandemia ya tiene presencia en todo el país, principalmente en zonas urbanas.

La autoridad sanitaria dijo que los municipios que mantengan una baja transmisión de la COVID-19 podrán levantar las medidas de distanciamiento social el 17 de mayo