Última Hora

La Sele

Legionarios ticos que brillaron en Brasil se opacaron en sus clubes

La ilusión por ver brillar a las estrellas del Mundial en Europa se fue diluyendo poco a poco.

Daniel Céspedes 17/4/2015 04:38

Perdía Costa Rica en penales frente a Holanda y se marchaba del Mundial de Brasil con la frente en alto. La histórica Selección Nacional de Navas, Ruiz y compañía lograba lo menos probable y ponía a algunos futbolistas en el ojo de clubes del Viejo Continente. 

Una vez finalizado el sueño cumplido, llegó la etapa de fichajes, que culminó con Keylor en el Real Madrid, Giancarlo González en Italia, Cristian Gamboa, Joel Campbell y José Miguel Cubero en Inglaterra y Yeltsin Tejeda en Francia, entre los movimientos más sonados.

Sin embargo, la ilusión por ver brillar a las estrellas del Mundial en Europa se fue diluyendo poco a poco.

Keylor Navas, el mejor portero de la Liga española antes de ser contratado por el cuadro blanco, ha jugado cuatro partidos (360 minutos) en esta competición.

Cristian Gamboa, del West Bromwich, acumula 233 minutos en la Premier League. Cubero 649 en el Blackpool  y Campbell (antes de ser cedido al Villarreal en 2015), había jugado solo 37 minutos con el Arsenal, en el campeonato de liga. 

También en Inglaterra, el 10 de La Sele cifra 1.761 minutos en el Fulham. Pese a que el mediocampista cuenta las horas para abandonar el club londinense, se le sigue tomando en cuenta.

A todas luces las altas expectativas que se tenían cuando Costa Rica se trajo el octavo lugar del Mundial se vinieron abajo, pues la mayoría de futbolistas que cambiaron de equipo no han conseguido consolidarse.

Quienes sí han podido lograrlo son Giancarlo González en el Palermo (1.771 minutos) y Yeltsin Ignacio Tejeda (1.682 minutos). Mención especial para Celso Borges, quien llegó al Deportivo La Coruña este año y ha sido un futbolista constante en las formaciones de este cuadro. 

Wanchope tendrá ahora la tarea de hacer funcionar a un plantel de excelentes jugadores que antes tenían ritmo y que ahora, con un status importante en su espalda, ya no tiene la misma regularidad.