Última Hora

Como otras tantas veces el festejo de Real Madrid hizo eco en Costa Rica, tiñendo de blanco calles y bares en una hermandad distante pero afectuosa; seducida, ahora por primera vez, por el aura de Keylor Navas.

La presencia del portero tico revistió la conquista de la undécima Liga de Campeones de Europa con un esmalte diferente, le dio un brillo patrio inédito y unificó criterios entre propios y extraños: ver al tico levantar la copa alcanzó para obviar colores.

En ese festejo sin par estuvo la peña oficial del Real Madrid en Costa Rica, un grupo que desde hace varios años alienta al club blanco y que goza del cobijo oficial de la institución.

Lea también: Keylor Navas toca la cima de Europa y el Real Madrid alcanza la undécima Champions

El epicentro de su celebración fue el Bar Hooligan’s en Escazú, uno de varios centros que repartió a los integrantes de este grupo pero el que más aficionados albergó: unas 200 almas llenaron las instalaciones del establecimiento.

Con tambores, auto parlantes, banderas y un enorme desfile de camisetas, tan variadas en colores como en épocas, los integrantes de la peña y otros aficionados vivieron cada detalle de la final de la Liga de Campeones.

El gol de Sergio Ramos, al minuto 14’, envalentonó al grupo y lo llevó engañado a un partido que transcurrió con sufrimiento, especialmente luego de la salida de Danny Carvajal.

Lea también: Keylor Navas: ‘Esto va para Costa Rica’

El fallido penal de Antoine Griezmann llenó de gritos y cantos la sala, pero fue un júbilo muy breve.

Para el 79’ el gol de Yannick Carrasco cayó con la misma fuerza y frialdad que para ese momento lo hacia la lluvia en San José. Las caras largas y preocupadas auguraban lo que se venía: 40 minutos de angustia.

Los canticos aislados y algún grito lejano guardaban los únicos destellos de esperanza en medio de la abundante timidez. La llegada del tiempo extra no cambió en nada el panorama y así sería hasta los penales, el momento de sacar a relucir el “Keylor, Keylor Navas”.

Lea también: Zinedine Zidane: 'El Real Madrid me ha hecho más grande en todo'

El cántico acompañó cada turno del portero tico y se ahogó con cada anotación del Atlético, así hasta el remate fallido de Juanfran, que alimentó como nunca antes a la feligresía y la dejó en vilo para el remate de Cristiano Ronaldo, la lenta antesala al júbilo.

“Es increíble, once veces campeón de Europa no es algo fácil, el equipo se ha superado de todas las adversidades y hoy nos da este alegría. Que haya un tico en el Real Madrid es indescriptible y va a quedar ahí enmarcado en la historia”, afirmó Daniel Picado, vicepresidente de la Peña 7 Blanco América.

Lea también: Estos son los mejores momentos de Keylor Navas en la final de la Champions

El festejo también lo animó el propio Navas, personificado por Adrián Méndez, un aficionado blanco quien con una máscara del portero deleitó a todos los presentes.

“Es algo increíble, el equipo jugó bien, se corrigió una temporada que empezó mal y volvimos a ser los más grandes de Europa, ver un tico ahí lo deja sin palabras, es lo que marca la diferencia ahora y lo que nos marca como país”, dijo Méndez.

El agua, que empezó a mermar tras el pitazo final, no alcanzó aún así para enfriar el calor del momento. La celebración blanca en Costa Rica fue distante pero extensa, animada y muy sentida.