Madrid, España | La Real Sociedad anunció este domingo que renuncia finalmente a que sus jugadores realicen entrenamientos individuales en sus instalaciones desde el martes, después de una conversación con responsables gubernamentales.

Como en el resto de clubes españoles, los jugadores blanquiazules están confinados en sus domicilios y las competiciones están interrumpidas desde mediados de marzo debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

"Tras las conversaciones mantenidas a lo largo del día de hoy (domingo) con el Consejo Superior de Deportes y de acuerdo con la voluntad de la Real Sociedad de respetar y actuar conforme a lo que la sociedad requiere en cada momento, hemos decidido seguir con el trabajo individualizado de nuestros jugadores profesionales tal y como se ha venido desarrollando hasta esta fecha. Por lo tanto, los jugadores continuarán realizando su trabajo en sus domicilios", anunció el equipo vasco.

La prensa se había hecho eco el sábado del deseo del club de que sus jugadores pudieran ejercitarse en la nueva semana en el centro de preparación de Zubieta. La Real Sociedad insistió este domingo en que no pretendía retomar entrenamientos de grupo, sino brindar la posibilidad de hacer "trabajo individualizado" en sus instalaciones.

"En ningún caso este trabajo en Zubieta iba a ser grupal. Era cada jugador quien iba a decidir hacerlo en casa o en Zubieta, cumpliendo siempre con las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias", puntualizó el club vasco.

La Real Sociedad insistió en que está "trabajando en diseñar una vuelta al trabajo" pero siempre "conforme a las medidas de seguridad establecidas por las autoridades".

El sábado, la Real Sociedad había anunciado un acuerdo para una bajada de salario de sus jugadores, que será del 5% del total anual si las competiciones pueden reanudarse y del 20% si el parón actual se convierte en definitivo este curso.

En el momento de la interrupción de la Liga española en marzo, la Real Sociedad ocupaba el cuarto puesto. Está clasificada además para la final de la Copa del Rey, que debe disputar en una fecha por determinar contra el Athletic de Bilbao en Sevilla.

Con 166.019 casos y 16.972 muertos según el último balance oficial, España es un país especialmente golpeado por la pandemia del coronavirus.