Última Hora

¿Hinchas del Bayern Múnich, Borussia Dortmund y Schalke 04, que salen juntos a las calles de Alemania para manifestarse contra el Gobierno? Inimaginable. ¿Fanáticos del Liverpool, Manchester United y Chelsea, unidos en señal n señal de protesta contra el primer ministro británico, Boris Johnson? Nunca. Entonces, ¿qué debe pasar para que fanáticos del fútbol, que en tiempos normales se tratan como enemigos, se unan por una causa en común?

En primer lugar, un hombre como el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tiene que estar en el poder. O como afirmó Rogerio Bassetto: "Nuestro presidente es un racista homofóbico. Y contra este enemigo de la humanidad debemos levantarnos todos juntos".

Fans de cuatro clubes de San Pablo unidos en contra de Bolsonaro

Bassetto, quien desde hace 40 años es ferviente hincha del tradicional club Corinthians, se ha convertido en una de las caras visibles en Brasil y no precisamente por su pasión por el fútbol, sino por liderar las protestas en contra Bolsonaro, en las que se unieron fanáticos del Palmeiras, Sao Paulo y Santos, grandes archirrivales del Corinthians.

"Llamé a los fans que pensé que tenían las mismas afinidades políticas que yo", explicó el sociólogo, que se define políticamente como de izquierda y ferviente partidario del Partido Laborista Brasileño (PTB). Bassetto todavía se pone furioso cuando habla del "golpe" realizado contra la expresidenta Dilma Rousseff, quien perdió su cargo en 2016 en circunstancias muy controvertidas.

Y como la izquierda brasileña no puede enfrentarse al polémico presidente, son los aficionados al fútbol los que deben juzgarlo. "Muchas personas en los sindicatos y partidos políticos permanecen en silencio. Tienen miedo. Bolsonaro, por otro lado, personifica fuerza y energía. ¡Siempre se ve a sus seguidores en las calles!”, dijo Bassetto.

La larga tradición de izquierda del Corinthians

Jair Bolsonaro debe lidiar ahora con miles de "halcones fieles" como Bassetto. Los "Gaviões da Fiel" es una agrupación de los ultras del Corinthians, fundado hace medio siglo en la resistencia a la dictadura militar. El lema de la asociación data de 1969 y hoy se repite más que nunca: "Ganhar ou perder, mas sempre com democracia" ("Ganar o perder, pero siempre con democracia”).

"Es nuestra herencia histórica. Corinthians es el equipo del pueblo y no somos hinchas normales, somos diferentes. Somos inconformistas y no podemos aceptar ninguna injusticia", añadió Rogeria Bassetto con orgullo.

Los jugadores y seguidores del siete veces campeón del Brasileirão –máxima categoría del fútbol brasileño– y también ganador de la Copa Libertadores de América en 2012 hablan por sí mismos. Por ejemplo, Sócrates, antiguo capitán de la selección brasileña fallecido en 2011, quien además era pediatra y marxista, creó lo que se conoce como la "Democracia Corinthiana": todos en el club tienen voz, desde el jardinero hasta los jugadores.

Entre otros destacados hinchas del club se encuentran Luiz Inácio Lula da Silva, quien pasó de limpiar zapatos a ser líder sindical, para luego convertirse en presidente del país. También está Ayrton Senna, tres veces campeón del mundo de Fórmula Uno, que poco antes de su trágica muerte accidental en 1994 lanzó uno de los programas sociales más exitosos de Brasil hasta la fecha.

El fracaso de Bolsonaro en la pandemia

Los contrastes con el líder de la extrema derecha brasileña no podrían ser más evidentes, quien, por cierto, sigue restando importancia a la pandemia del coronavirus a pesar de haberse contagiado él mismo, en un país donde el virus tiene a dos millones de infectados y 80.000 muertos.

"El país completo ha sido tomado como rehén por el movimiento de Bolsonaro. Hoy reina el odio y la polarización. Pero la gente votó por él, así que también debe asumir las consecuencias", aclaró Bassetto.. Y subrayó: "Nos tomará mucho tiempo para recuperarnos de los daños causados por Bolsonaro."

Paquetes de ayuda para los necesitados en las favelas

El grupo no solo confecciona banderas en contra del mandatario brasileño, sino que también ayuda a los más pobres. Bassetto y sus aliados ya han distribuido 4.000 paquetes de alimentos en las favelas de San Pablo, además de camisas, pantalones y calcetines para quienes perdieron su trabajo a causa del coronavirus.

Mañana miércoles (22.07.2020) el Corinthians jugará contra el Palmeiras, en uno de los derbis de San Pablo. Bassetto no podrá estar en el estadio por culpa del virus, pero por ahora eso no es tan importante. Después de todo, el oponente está jugando en un campo diferente ahora mismo y su nombre es Jair Bolsonaro.

(ju/few)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |