Última Hora

Históricamente se hablaba del Hertha Berlín como la "Alte Dame”, uno de los equipos que no son lo suficientemente buenos para encabezar la tabla, ni lo suficientemente malos para estar en el fondo. Su marca registrada era ser impredecibles. Haciendo historia, fue en la temporada 2008/09 cuando en casa derrotaron al FC Bayern Múnich, quien en esa ocasión pisó el estadio olímpico siendo líder. Se llevaron un mal sabor de vuelta a casa, siendo derrotados 2-1.

Lo mismo ocurrió en el 2019 cuando un 2-0 sorprendía nuevamente a los bávaros. Pero el tenor del Hertha, su sello, su marca registrada en estas hazañas, no duraría lo suficiente ; y es que luego de ganar al Bayern empata cuatro veces y lo sigue una derrota. Impredecibles , inconstantes, estrellas fugaces que iluminan la Budnesliga con sorpresivas victorias.

Esta temporada, ocupan el lugar 15, a tan solo diez fechas de terminarse el campeonato La dama ha perdido su atractivo, su encanto, al parecer estos atributos no les serán suficientes para remontar: este fin de semana enfrentan a un imparable Borussia Dortmund.

Los negro – amarillos saltarán al césped en casa. Un escenario distinto que quizá borre el recuerdo con el que el Hertha vive en la memoria: el partido en el Estadio Olímpico berliés, donde Dortmund marcó cinco goles, despedazando a los locales que solo anotaron dos. El noruego Erling Haaland sorprendió con cuatro balones clavados en la red esa tarde.

Descifrando el acertijo en la portería

Dentro del plantel, todas las fuerzas están destinadas a resolver un problema: la planificación del equipo de porteros. Además de una posible extensión del contrato de Rune Jarstein, debe aclararse la jerarquía entre él y Alexander Schwolow.

Antes de la temporada todo parecía claro: el debutante Alexander Schwolow (28), procedente del SC Freiburg por siete millones de euros, era el nuevo número uno del Hertha BSC. Así que empezó la temporada al principio, pero después de 18 partidos se acabó para Schwolow.

El sucesor de Labbadia, Pal Dardai, decidió depositar su confianza en su antiguo compañero Rune Jarstein : "Porque lo conozco muy bien", explicó Dardai . La medida para promover a Jarstein del número dos a la posición de arquero titular :"Creo que fue bueno para el equipo". De hecho, el experimentado noruego irradia una gran tranquilidad y seguridad. Aunque Schwolow no mostró ninguna mala actuación de antemano, como Dardai una vez comentó apropiadamente, le faltó la "suerte de portero" para frustrar una gran oportunidad.

Jarstein probablemente terminará la temporada actual como número uno. ¿Y luego? El contrato del jugador expira en el verano. ¿Se dejará ir a Jarstein para darle a Schwolow, a quien pertenece el futuro, una confianza total?. ¿Ampliará el contrato el Hertha y permitirá así una carrera bastante abierta en portería en la próxima temporada? ¿O se dejará ir a Jarstein para darle a Schwolow, a quien pertenece el futuro, una confianza total? Preguntas abiertas, aún un acertijo sin resolver .

Futuro deportivo

El Hertha BSC se encuentra actualmente en la batalla por el descenso de la Bundesliga. Sin embargo, esto no impide que los habitantes de la capital miren hacia el futuro con total optimismo. "Tenemos un club tradicional con una voluntad de cambio y con recursos financieros que el Hertha BSC nunca ha conocido antes", dijo el director gerente del Hertha, Carsten Schmidt. Si se recorre el camino junto con Hertha, serás parte de una historia de éxito, predijo el directivo. Gracias a los millones invertidos por el financiero Lars Windhorst, el club tiene buenos requisitos económicos previos para un repunte deportivo.

"Elaboraremos la estrategia para los próximos cinco años al final de la temporada. Un plan conjunto para un futuro deportivo y económicamente exitoso", explicó Schmidt.

La esperanza, dicen, es lo último que se pierde. Este sábado de visita en Dortmund deberán probar todas sus armas, para sorprender, para dar atisbos fugaces de que la carrera por mantenerse en primera liga no sólo son buenos deseos, sino que se cuenta con una estrategia clara.

Marcar goles, no basta. Se necesita ganar. Noventa minutos es el tiempo que tiene este tradicional equipo alemán para probar su suerte.