Última Hora

El público regresó a los estadios en Berlín y más de 4.500 espectadores pudieron entrar a presenciar la conmemoración del centenario del An der Alten Forsterei, feudo del Unión Berlín, que se enfrentó al Nuremberg tal y como sucedió en el estreno del recinto hace cien años.

Por primera vez desde que irrumpió la pandemia de coronavirus la gente pudo acudir a un campo de fútbol. Fue de forma reducida, con condiciones y controles sanitarios. Pero fue un primer paso y un ensayo ante el inicio de la Bundesliga.

Las 4.500 localidades fueron para los socios mayores de doce años del club local, distribuidas mediante un sorteo y personalizadas para garantizar su seguimiento y control.

Los aficionados que pudieron acudir al estadio An Der Alten Förterei de Köpenick, con capacidad para 22.000 asientos, tuvieron que portar obligatoriamente mascarilla hasta llegar a su localidad y también después, para salir del recinto.

El Unión Berlín, que logró la permanencia en la Bundesliga, y el Nuremberg, que se mantuvo en la Bundesliga 2, rememoraron el encuentro del 7 de agosto de 1920, el primero que se jugó en este campo.

Aún así, este puede haber sido el último partido con seguidores del Unión Berlín después de que el pasado jueves la canciller alemana Angela Merkel ampliara la prohibición de la asistencia de público a los grandes eventos hasta el 31 de diciembre por los nuevos casos de COVID-19. No obstante, aún queda por ver si esta decisión afecta al fútbol o si, tal y como estaba previsto, podrán entrar a los campos un número reducido de espectadores.

Sobre el césped, dos goles del danés Marcus Ingvartsen, el segundo de penalti, facilitaron la victoria al Unión Berlín (2-1). El austríaco Nikola Dovedan hizo el único gol del Nuremberg, que en 1920, el año de inauguración de este estadio, fue campeón de la Bundesliga.

eal (efe)