Última Hora

Herediano se vio aplastado por el América en la vuelta de las semifinales, un resultado construido no solo por la calidad y poderío del equipo mexicano, sino también por los errores florenses.

El planteamiento de Mauricio Wright no dio resultados, el técnico decidió jugar con dos delanteros y no ser tan defensivo, además se guardó en la banca a Elías Aguilar, el jugador que en la ida había sido la pesadilla de la defensa americanista y que podía sostenerle un poco el balón.

Otro error florense fue perdonar en el inicio del partido, en solo dos minutos Herediano una doble tuvo dos oportunidades de gol para cambiar la historia del juego y complicarle el juego al América, pero su falta de puntería les pasó factura.

Al otro lado del campo las desatenciones defensivas fueron muchas, errores en despejes, resbalones y jugadores que encontraron mucho espacio caracterizaron junto al talento de los americanistas las anotaciones en el Azteca.

Se habló mucho de que el arranque era clave para la definición de la serie y el Herediano hizo todo lo contrario, en 25 minutos llevaba cuatro goles en contra y ya había perdido la ventaja de la serie.

El planteamiento, el mal arranque, la falta de definición y los errores defensivos llevaron a los florenses a una catástrofe en el Azteca, donde se esfumaron sus sueños de ser campeones de Concacaf.