Última Hora

La inquietud aumentó en Italia durante este fin de semana a causa de la propagación de nuevas variantes del coronavirus y de las aglomeraciones de personas en las grandes ciudades, fomentadas por el buen tiempo.

"Evidentemente estoy preocupado. El repunte de contagios se debe en buena parte a la variante inglesa", indicó Massimo Galli, uno de los más eminentes virólogos italianos, quien se desempeña en el hospital Sacco de Milán (norte), durante una entrevista al diario romano Il Messaggero.

"Para ser honesto, todos los datos señalan un probable aumento de nuevos casos", añdió.

A pesar del llamado a "quedarse en casa" realizado el viernes por el Instituto Superior de Salud (ISS), organismo responsable de asesorar al gobierno para combatir al covid-19, el gentío se volcó a las calles, parques y paseos marítimos en varias ciudades italianas para disfrutar del clima primaveral, particularmente soleado y templado que impera este fin de semana en la península.

Nápoles finalmente reaccionó cerrando parte de su paseo marítimo, que había sido asaltado por los habitantes de la ciudad sureña, en tanto que las playas y bares de Ostia, balneario muy cercano a Roma, también resultaron invadidos por muchedumbres.

En el centro histórico romano, fue cerrada la Via del Corso, una de las principales avenidas comerciales. Escenas de aglomeraciones también se vivieron a lo largo de los "Navigli", los canales del centro de Milán.

Este domingo, ante el avance de las nuevas variantes, tres regiones italianas que habían sido clasificadas en principio como "amarillas" (riesgo moderado), pasaron oficialmente a "naranja" (riesgo medio): Emilia Romaña (región de Bolonia, norte), Campania (región de Nápoles) y la pequeña zona de Molise (centro).

Nueve regiones sobre veinte están en alerta "naranja", en tanto el resto en "amarilla".

Pasar a "naranja" implica sobre todo aplicar restricciones drásticas a los traslados fuera de cada municipio y cerrar al público bares y restaurantes, que en las regiones en "amarillo" pueden recibir clientes hasta las 17h00 GMT.

Inclusive, algunas regiones han determinado zonas "rojas" (de alto riesgo) en partes concretas de su territorio, como Umbría (centro), Alto Adige (norte) y Lazio (región romana), que decidió aislar a los municipios de Colleferro y Carpineto Romano, situados a las puertas de la capital, "a causa de la alta incidencia y presencia de la variante inglesa".

El sábado, Italia constató 14.931 nuevos contagios y 251 muertes. Desde el inicio de la pandemia, han sido resgistrados 2,9 millones de casos y 95.486 decesos.