Última Hora

Alrededor de 74 millones de personas en el mundo árabe están más expuestas al nuevo coronavirus debido a la falta de acceso a lavabos y jabón, dijo el miércoles un organismo de las Naciones Unidas.

"Aunque se ha establecido en todo el mundo que el lavado de manos es la mejor herramienta de prevención contra la contaminación por covid-19, este simple acto resulta difícil en una región donde 74 millones de personas no tienen acceso a un dispositivo básico para lavarse las manos", subraya la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia Occidental (CESPAO).

Alrededor de 31 millones de personas en Sudán carecen de lavabos y jabón, otros 14,3 millones en Yemen y 9,9 millones en Egipto, según el informe de la agencia de las Naciones Unidas, con sede en Beirut.

La CESPAO también indicó que preveía un "aumento de la demanda de agua en la región de 4 a 5 millones de m3 diarios", mientras que el suministro de agua corriente ya es "insuficiente en 10 de los 22 países árabes".

Además, alrededor de 87 millones de personas en la región carecen de acceso al agua potable en el hogar, lo que les obliga a recurrir a fuentes públicas de agua y los expone a un mayor riesgo de contraer la enfermedad, señala la CESPAO.

"Es urgente garantizar el acceso al agua potable y a los servicios de saneamiento a todos y en todas partes, sin gastos adicionales para quienes no pueden obtenerlo, a fin de evitar una propagación del nuevo coronavirus", afirmó la Secretaria Ejecutiva de la CESPAO, Rola Dashti.

También advirtió contra el "uso del agua como arma de guerra" en los países en conflicto, donde las oenegés temen una catástrofe, especialmente en los superpoblados campamentos de desplazados.

Según la CESPAO, "26 millones de refugiados y desplazados internos de la región corren un mayor riesgo de contraer el coronavirus debido a la falta de agua, saneamiento e higiene".