Última Hora

El uso del transporte en China durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar se redujo a la mitad este año por el llamamiento a evitar los viajes en el contexto de la lucha contra el covid-19, informaron el jueves las autoridades.

El Año Nuevo Lunar cae este año el 12 de febrero y dio lugar a una semana de vacaciones pagadas en todo el país para celebrar la llegada del Año del Buey.

Se trata de la fiesta anual más importante del país y en tiempos normales cientos de millones de trabajadores aprovechan para volver a sus provincias de origen y reunirse con sus familias.

En este periodo se produce tradicionalmente una gran afluencia en los transportes en lo que se considera la mayor migración humana del mundo.

Aunque China erradicó prácticamente la epidemia de covid-19, este año las autoridades recomendaron como medida de precaución evitar los viajes innecesarios tras varios brotes localizados en diciembre y enero.

Según el ministerio de Transportes, se realizaron 97,7 millones de desplazamientos durante las vacaciones (del 11 al 17 de febrero), un descenso del 58% respecto a las fiestas del año pasado, que ya se vieron muy afectadas por el coronavirus.

En comparación con el Año Nuevo Lunar de 2019, es decir, antes de la epidemia, esta caída es aún más importante (-71%).

Para disuadir a la gente de marcharse durante las vacaciones, las autoridades aplicaron a la vez controles y trámites para los que viajaban en paralelo a incentivos económicos para los que se quedaban.