Última Hora

Las autoridades australianas extendieron el domingo dos semanas más el estricto confinamiento de Melbourne, la segunda ciudad del país, porque el número de nuevos casos de coronavirus no ha disminuido lo suficiente.

Los residentes de Melbourne tenían que salir de seis semanas de confinamiento el próximo fin de semana pero se enfrentarán a nuevas restricciones durante los próximos meses.

El primer ministro del estado de Victoria, Daniel Andrews, dijo que el confinamiento actual permanecerá en vigor hasta el 28 de septiembre.

"Si abrimos demasiado rápido, entonces tenemos una probabilidad muy alta de que realmente no estemos abriendo en absoluto, solo comenzando una tercera ola", dijo en una conferencia de prensa.

El domingo solo se registraron 63 casos nuevos y cinco muertes en Victoria, frente a los más de 700 en el punto álgido de la pandemia, pero las autoridades sanitarias prefieren ser prudentes.

Las esperanzas de volver a la normalidad este mes se vieron frustradas y se aplica un toque de queda nocturno, restricciones a los visitantes en las casas y la restricción de viajar más de cinco kilómetros, que permanecerá vigente hasta al menos el 26 de octubre.

Australia tuvo un éxito relativo en contener el virus, y el país registró poco más de 26.000 casos y 753 muertes por una población de 25 millones.

La gran mayoría de casos se registraron en Melbourne durante los últimos dos meses, mientras que otras regiones han levantado sus restricciones después de controlar en gran medida el virus.